Debes ser mayor de 18 años para ver esta página

Debe tener al menos dieciocho años para ver este contenido. ¿Tienes más de dieciocho años y estás dispuesto a ver contenido para adultos?

CONTINUAR No, gracias.

Relato - Aprendiendo Morbos Ocultos

person Creado por: Xcitate Adult Toys list En: Relatos

Llegue listo para hacer mi año Sicue en Madrid. Y la verdad es que todo era genial. Comparado con mi pueblo aquí había de todo. Por desgracia en la universidad también hay de todo, desde lo bueno hasta lo peor. Entre toda esta variedad me hablaron de Roberto, alias “fachaman”. Tenía entre 45 y 50 años a juzgar por su apariencia: Pelo negro tirando a gris, barba medianamente poblada, vestimenta clásica de camisa y pantalones planos y sin olvidar su característica pulsera de su querida España. Corren los rumores que se vio obligado a coger una nueva porque le recriminaban que llevaba una con el aguilucho. Al entrar en clase y ponerme en segunda fila, sentí como si me estuviera escaneando y juzgando a la vez. Y con su actitud fue la guinda del pastel: Evitando cualquier referencia a logros de mujeres o de gais.

Las clases eran soporíferas, aunque no parecía que fuera muy densa. Me hablaron del buen ambiente que hay aquí respecto a chicos. Aun así, era muy similar a casa: Básicamente era dividir a los tíos en: “Discretos” “Decapitados” “Lanzados” … Era muy cansado. Quería algo nuevo. Dando un paseo un viernes vi al profesor entrando en un sitio un tanto peculiar. El grafiti de un pulpo a la entrada llamaba mucho la atención. Me pareció curioso que alguien así entrase en un local. Al llegar a casa investigue el local. Por lo visto era una sauna, pero no del estilo que la gente presupone cuando oye esa palabra. No voy a negar que la cara que se me quedo al ver ese estilo de sitio junto a mi profesor me dejase la cara hacha un cuadro. A pesar de eso parecía un lugar interesante, y tenía un montón de tíos que me dejaron empalmado. La Sauna Octopus parecía un lugar muy morboso, especializado en tíos maduros. Hasta ofrecía un catálogo dentro de los bears para identificarse.

Un día de clase no sé porque estaba súper insoportable. Y por lo visto fui el blanco de todas sus voces. La verdad es que me estaba hartando de él. Entre los insultos que recibía tanto indirecta como directamente casi la armamos. Al menos tuve el favor de mis compañeros para calmarme. Pero las cosas no iban a aquedar así. Tras varias semanas viendo que sigue la misma rutina decidí tenderle una trampa. Decidí entrar para ver que tal era el sitio. Menos mal que era joven y hacían algo de descuento. Para un universitario cuesta sacar dinero para estos lujos. Básicamente era un sitio bastante tranquilito. Me tocó una taquilla que estaba al fondo y solitario. Casi que lo agradecí porque no se dónde me metía. Lo emocionante empieza tras entrar en la sauna.

Sosteniendo mi toalla con un nudo a medio hacer y los condones en mano izquierda, me adentré. Sentir todas las miradas hacia ti no deja de poner nervioso a nadie, teniendo en cuenta que estas junto unos 30 tíos que rondan entre los 35 y los 65 años. Hacia unos meses que cumplí los 22. Ser el más joven de todo el local era nervioso a la vez que excitante. Y los demás lo notaban. Me encantan los hombres que había por ahí: con pelo en pecho y brazos, una gran variedad de cuerpos para gozar, desde los que se nota que van al gimnasio hasta los regordetes que no dejan de ponérmela dura. No había tocado ni sido tocado por nadie y mi empalmada polla de 17 cm ya quería sentir o un culo o una boca. Yo no tenía un mal físico. No era un devoto del deporte, pero estaba en forma. Mis brazos tenían un pelaje justo al igual que las axilas, piernas y alrededor de la polla. He tenido suerte de tener esta constitución. De lo que veo que mucha gente se me queda mirando es al culo.

Aunque me hubiera gustado que conservase algo de pelo esta depilado. Como estaba algo nervioso me fui hacia la piscina. Había dos hombres que ya se andaban dando el lote y algo más. El agua no dejaba a la imaginación. Mientras se liaban me estaban echando un vistazo y al verme fueron hacia mí. Tendría unos 39 años, algo de tripa que solo hizo que mi polla siguiese dura mientras se daban el lote conmigo. El más barbudo se fue directamente hacia mis labios. Se notaba que ya estaba tiempo en la sauna porque su barba conserva el olor de rabos y culos que se ha ido comiendo. Su compañero fue directamente al cuello y sus manos al rabo. Mis manos imitaron a los osos y fueron a sus rabos. Aunque estábamos en el agua se notaba que lo estábamos gozando.

Sus rabos eran gruesos, de esos que dudas que si te van a caber en la boca. Tras un rato se sentaron los dos en el borde de la piscina en frente mío. Sus pollas apuntaban a mí. Con solo una mirada ya me dijeron lo que querían. Empecé con el que parecía más joven. Al principio me atragante un poco. Serian por los nervios. Pero mientras pasaba su lengua por su cipote se oían sus gemidos. Me encantaban los deepthroats. Le daba señales de que quería que me follase la boca más fuerte. Aunque sí que parecía entenderlo, se sentía como que no sabía con qué fuerza follarme. Su compañero pajeándose al lado mientras se morreaban. Al cabo de un tiempo de mamadas y alguna arcada de esas que dan gusto fui a mamársela al mayor. Se notaba la diferencia de experiencia.

El contacto visual me ponía mucho mientras se la mamaba. Sin decir nada, sentía que me estaba diciendo de todo para ponerme cachondísimo. No solo me folló la boca como dios manda, sino que me daba en la cara con su pollón. Como me gustaría que me follasen ya, en frente de los que quedaban en la piscina, pero la razón de estar ahí apareció y se fue a la zona de vapor. Aunque fue cortante tuve que dejarles con las pollas a punto do correrse. Tenía que ir a por él.  Cogí mi toalla sin atármela, solo cubriéndome el rabo y fui adentro. Solo había 5 personas dentro. Dos parejas que ya le está dando al asunto y Roberto que estaba marginado.

La parte malvada de mi lo disfruto a oscuras, pero otra cosa se me vino a la cabeza. No podía creer que me estuviera poniendo tan cachondo ese hombre. Me recordaba a mi actor porno favorito: Un osazo con brazos trabajados, un buen pecho y sin tableta. Su polla era del mismo tamaño que la mía, pero más gruesa. No se porque entablamos contacto. No parecía reconocerme. Daba gracias que estuviéramos a oscuras. Tuve que contenerme para no hablar y que me descubriese. Con la mano que no tenía en la polla me animaba a acercarme. Dios, no entendía por qué, pero lo hice. Y mira que tenía en mi mente todo lo que me dijo en clase. Pero no podía más.

Me puse enfrente de él. Ambos estábamos esperando a ver quién hacia el primer movimiento. Me sorprendió que, en vez de ir a mi rabo, me estuviese acariciando. Es un completo contraste en cómo es su actitud. Y dios como me estaba poniendo. Era con cariño, ponía sus dedos en mis pezones pasando suavemente por ellos. Yo era muy sensible ahí, eso hacía que me pusiese más. Me cogió por la espalda para acercarme a él. Le seguí el rollo como si estuviera hipnotizado. Mi toalla acabo en el suelo. Y su polla estaba justo en mi culo. Me miraba con mucho deseo a pesar de no verme. Me abrazó mientras pasaba su polla por mi culo. Sentía su velloso pecho pegado al mío. Me fue besando el cuello mientras me susurraba: “Estas buenísimo”. No pude más, le metí toda la lengua en la boca. Así al menos yo no podría decir nada. Su abrazo se volvió más fuerte y me encantaba. Cuando me separe un poco de él me hizo el gesto de que me levantase.

Quería comerme el rabo. Y hostias como lo hacía. Aunque algo nervioso se nota que le gustaba. Entre todo el morbo no podía evitar pensar en que este señor era un gilipollas y ahora lo tengo a mis pies comiéndome el rabo. Se me subió a la cabeza y empecé a follarle la boca hasta el fondo. Le vino una arcada que hizo que los otros se fijasen en nosotros. Pensé que la había cagado y el plan se había ido al garete. Cuando oí por parte de él un “Joder…Hazlo otra vez” me tranquilicé. Le estuve metiendo la polla hasta el fondo. A veces me preocupaba que le pudiese ahogar, pero él quería más.

Me agarró los cachetes y me empujó aún más. También le pegaba en la cara con el rabo como me hicieron a mi antes. Él lo estaba gozando, mientras se pajeaba me metía los dedos por el culo. No podía permitir que me follase y me destapase. Así que me lo camelé para ser yo el que le follase. Aceptó sin regañadientes, cosa que me pareció extraña. Mira que pensaba que sería un activazo, típico de maricas fachas. Ahora el problema era salir sin que me descubriese. Le hice salir primero, al menos ganaría tiempo y las salas no estaban lejos. Fui a por los condones y algo de lubricante. Tuve que andar con cuidado. Confiaba que ya estuviese dentro. Le reconocí y cerré la puerta. Lo primero que me topo es con el metiéndose hasta 3 dedos en el culo. Dios me estaba poniendo mucho. Me estaba poniendo en posición, colocándome el condón cuando me agarra el rabo y dice:

“Escucha, hace muchos meses que no llegaba tan lejos con alguien, y quiero sentir un buen rabo. Así que no te pongas nada y ve directo. Lo tengo limpio. Fóllame y préñame” Me quede bloqueado. No es la primera vez que follo, pero si es la primera vez que lo haría a pelo. No sabía qué hacer. Seguía empalmado, pero no podía decirle nada. Mi polla estaba tan cerca de su culo. Quería follarle. Pero temía que me descubriese y se liase parda. Noté algo en la punta. Se la estaba metiendo el solo. Su culo sí que estaba cerrado. No me había engañado. Mientras se la metía susurraba. “No tengas…miedo…Métemela…Hazme tuyo…” A la mierda todo, pensé. Le hizo darse la vuelta para que estuviéramos cara a cara. Él se quedó en shock al ver a su alumno.

Pero eso duro un segundo. Su culo se abrió más: “¿A qué esperas joder?” Ya no me pude controlar. Mi polla fue directa. El hombre no pudo reprimir n gran gemido de dolor y placer combinados. Mi polla salía y entraba al ritmo de sus gemidos. Lo justo para que cogiese aire para la siguiente embestida. “Joder…Joder… Dios, no pares” Usaba parte del cabreo para follarle más. Y eso le encantaba. Su cara lo decía todo. “Que zorra eres” Me atreví a decir. Nada más acabar la frase me cogió y me dirigió a su boca. “Hazme lo que quieras…Follame, préñame…Soy todo tuyo” Decía entre jadeos. Me resulto un poco perturbador eso. Sin embargo, eso desencadeno en mi cabeza todos los morbos posibles.  Se la saqué y se la puse en toda. La chupaba incluso más que antes. Que calentón tenía encima.  Su culo peludo y sudoroso me estaba pidiendo que descargarse. Los gemidos se podían oír hasta la recepción. Iba a correrme. Vio en mi cara que iba a acabar y dijo. “Espera…Deja que me corra antes… …” Su polla estaba durísima. Saque la polla para cascármela mientras él se corría. Menudos borbotones de lefa. “Mírame” Cogió un poco de su propia lefa y se la estaba llevando a su boca. Se la estaba tragando. Dejé de tocarme porque si no me iba a correr. Yo también quería probarla. Me dio un poco.

Estaba deliciosa. Aun quedaba un poco y me disponía a lamerla. Per me paró y dijo. “Mira...” Cogió la leche que le quedaba y se la puso en su ojete. Metiéndose su propia leche hacia dentro. Yo ya estaba al limite. “Quita la mano que me corro” Se la metí inmediatamente. “Si joder…méteme toda la leche dentro”. No hice mas que cinco embestidas y ya me había corrido dentro. Grité al mismo nivel que el cuando me corrí. Fue un polvo de esos que se me quedan grabados en la cabeza para siempre. Retiré la polla y vi como la leche iba saliendo. Parece que él se quedó con ganas de más porque seguía cogiendo la leche y jugando con ella.

Tras un rato el morbo se cambio por el silencio incómodo. Nos fuimos hacia la taquilla sin decirnos nada ni mirarnos. En frente de mi taquilla recordé que me dejé las llaves dentro de la cabina. Fui a recogerlas y al volver, él ya no estaba. Se había ido corriendo. Me fui frustrado. Quería haberle visto más aterrado, pero no pudo ser. Abrí mi taquilla y vi una nota dentro. Estaba su número y algo escrito. “Suelo venir los fines de semana. Esto es por si quieres quedar mas veces” Esto iba a ser el principio de una relación extraña a la par que excitante.

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published
Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre